miércoles, 2 de enero de 2013

Cómo elegir una cámara (II)



Cámaras de lentes fijas.

Son también las llamadas compactas y bridge , no pueden intercambiarse objetivos, y por ello llevan un zoom incorporado que suele  ir de x3 o x4 (compactas) a incluso x25 (bridge). Con estas cámaras nos vamos a garantizar tener siempre a mano todo el potencial de la cámara que hayamos elegido.


                              

Pros.

         Fáciles de usar.

No es necesario ningún conocimiento técnico para utilizar estas cámaras, ya que tienen una amplia gama de modos automáticos para poder adaptarse a casi cualquier situación. En la mayoría de los casos con solo encuadrar y pulsar el botón la fotografía está hecha.

         Ligeras.

Son muy ligeras, apenas pesan un par de cientos de gramos y carecen de accesorios pesados, incluso los trípodes que pudiésemos necesitar son mucho más ligeros que los de las reflex, puesto que también es mucho menor la exigencia que les vamos a solicitar.

         Versátiles y con multitud de características.

En la mayoría de las situaciones, con tan solo una compacta podremos conseguir la fotografía que pretendamos. No vamos a necesitar nada mas para plasmar en una fotografía un macro de una flor o un paisaje, todas ellas disponen de zoom de diversos aumentos y especificaciones; las hay con gran angular (24-28mm equivalente), y también las hay con potentes teleobjetivos.  (400-800mm equivalente)

 

Contras.

         Pocas opciones manuales.

La mayoría de ellas están diseñadas para hacer fotografías en modo automático con solo pulsar un botón, y sin embargo, las pocas que poseen controles manuales, estos son escasos e incómodos de manejar.

         Suelen tener un disparo lento.

El tiempo de respuesta desde que pulsamos el disparador hasta que la cámara realiza el disparo suele ser algo lento, apenas unas décimas de segundo, pero que en muchas situaciones sirve para que el objeto que pretendíamos fotografiar con rapidez ya haya pasado o apenas nos salga enfocado. ¿Cuantas veces nos ha ocurrido esto?

 

         Menos adaptables.

"Aprendiz de mucho, maestro de nada"  Esto es lo que les ocurre a las compactas y bridge, sin duda, eligiendo bien según nuestras necesidades, vamos a tener una compacta que nos resuelva muchas situaciones, pero hemos de tener claro que en situaciones difíciles es cuando se echaremos en falta a un especialista; un contraluz, un objeto muy lejano, un fondo muy desenfocado... es posible que muchas veces no nos deje demasiado satisfecho el resultado que obtengamos.

 

 

Cámaras de smartphones. Todos las hemos utilizado, y han mejorado mucho en los últimos años, hasta el punto que la función de cámara fotográfica se ha convertido en uno de las principales apuestas de los nuevos modelos de smartphones. Conjugando algunas de las ventajas de cámaras compactas y cámaras reflex.

 

Pros.

         Ligeras y compactas. No hay que decir mucho sobre esto, ya que no llevamos peso añadido al de nuestro teléfono móvil. Es ideal para plasmar tomas casuales

Múltiples aplicaciones interesantes. Podemos encontrar centenares de aplicaciones que editan, crean efectos antiguos, aplican filtros, distorsionan, crean HDR... y un sin fín de  aplicaciones más, pensadas para realizarlas sobre nuestras fotos con la más absoluta sencillez.

         Comparte y descarga. Sin lugar a dudas la gran aportación de estas pequeñas cámaras es su integración con las redes sociales, en apenas dos "clicks" podemos compartir con todos nuestros amigos las fotos que hemos hecho, y no solo eso sino que en plataformas como icloud y dropbox se nos descargan las fotos automáticamente en nuestro disco duro virtual.

Contras.

         Lentes muy pequeñas y sensores pequeños. Por la limitación de espacio que poseen, sus lentes y sensores son muy pequeños, lo que no les permite tener una buena calidad de imagen. En circunstancias de buena luz, son resultonas, pero cuando la luz es escasa y hay que subir el ISO dejan bastante que desear.

         Pocas características. Carecen de ciertas características constructivas limitadas por su pequeño tamaño, como por ejemplo, una ausencia total de controles manuales y semiautomáticos, tampoco tienen zoom óptico, poseen un zoom digital, que al utilizarse merma sobremanera la calidad de la imagen.

         Fotos muy planas. Una de las consecuencias de su poco tamaño es que tienen una gran profundidad de campo y una falta de perspectiva tridimensional, con lo que las fotos salen muy planas y con poco relieve, como si el fondo estuviera siempre pegado al sujeto.

 

 

En definitiva, aunque son productos que sirven aparentemente para lo mismo, realmente no lo son, y la elección va a venir determinada por las necesidades y la exigencia del consumidor.

 Si lo que nos interesa es simplemente plasmar tus momentos, añadirles efectos y mostrarlos en Facebook o twitter, la cámara de un buen smartphone  es lo ideal, incluso la tendencia es que desde algunas cámaras compactas se puedan subir las fotos a las redes sociales.

Si por contra elegimos una compacta  o una "bridge" ganaremos en calidad de imagen y en posibilidades creativas. Si vemos que un smartphone se nos queda corto, seguro que hay una compacta o bridge que se adapta a lo que queremos, ya que es un segmento tremendamente amplio...  pero requerirá ciertas "molestias" en las que hasta hace poco no reparábamos, como descargar las imágenes en el ordenador ya que con algunos smartphones esto ya se hace automáticamente por wifi.

Si a pesar de todo necesitas más; eres de los que te gusta agacharte para hacer fotos, y de los que no te importa ir siempre más pendiente de donde dejas una mochila  que de donde está tu propio hijo...  no lo dudes, lo tuyo es el mundo réflex... prepara una buena mochila o bandolera, dinero para gastar en accesorios y ya estás listo para convertirte en el friki de la casa.... en cualquiera de los casos que elijas estás de enhorabuena,  prepárate para disfrutar de la fotografía y poder enseñar a los demás el mundo según tus ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada